Inicio  ·  Aviso legal  ·  Accesibilidad  ·  XHTML 1.0  ·  CSS 2.1  ·  RSS  ·  Contactar
FacebookTwitterYoutube       
Buscar
 
 
Compartir en facebook

Comienza la aventura de la vida para los anfibios menorquines


Con las primeras lluvias de primavera, los estanques temporales insulares han empezado a llenarse de agua, y los anfibios han iniciado su ciclo reproductor anual.

Una de cada tres especies de anfibios se encuentra en peligro de extinción en el mundo, razón por la cual en la actualidad, el grupo de los anfibios, compuesto por ranas, sapos, y salamandras, es el grupo de vertebrados mas amenazado a nivel mundial. Los factores que más están provocando esta situación son la introducción de especies alóctonas, la irrupción de enfermedades, el cambio climático o los cambios de uso del suelo.

La fauna anfibia de la Reserva de Biosfera de Menorca está compuesta exclusivamente por dos especies, la ranita meridional (Hyla meridionalis) y el sapo balear (Bufotes balearicus), aunque hace unos años se detectó una tercera especie, la rana común (Pelophylax perezi), pero cuya presencia en la actualidad parece descartada. También hace unos pocos años se pudo comprobar la presencia de una pequeña especie, el sapo partero (Alytes obstetricans), que apareció en la isla proveniente junto con productos de jardinería. Parece que esta especie también ha desaparecido en la actualidad.

Siguiendo la situación mundial, era de esperar que alguna de estas dos especies se encontraran amenazadas, debido a la regla de que una de cada tres especies están en peligro de extinción. Esta no es la situación en la isla. La ranita meridional está considerada en España como no amenazada, pero su situación en el conjunto nacional no se puede calificar de muy buena. Sin embargo, la población menorquina insular es muy numerosa y distribuida por la mayor parte del territorio. Se ha llegado a decir que la población menorquina es quizás la población en mejor situación de conservación de toda España.

El sapo balear se encuentra distribuido mundialmente por la cuenca mediterránea, pero únicamente ocupa una parte de Italia continental, Sicilia, Córcega, Cerdeña y en las Islas Baleares (Mallorca, Menorca e Ibiza). Así, en España, únicamente es posible observarlo en las Baleares. Mientras que en Ibiza sus poblaciones son muy escasas y está calificada como en peligro, en Mallorca, y sobre todo en Menorca, las poblaciones son más abundantes. A pesar de ello, la situación en España es de amenaza, estando en la categoría de vulnerable. Estudios recientes llevados a cabo sobre la población menorquina también la han calificado como la población española en mejor estado de conservación.

Aunque la situación de conservación de los anfibios menorquines se pueda calificar de buena, las importantes amenazas que están afectando a este grupo de vertebrados, y la vulnerabilidad de una población pequeña y aislada como es la menorquina, sugiere la necesidad de incorporar el seguimiento de los anfibios al Programa de Seguimiento de la Biodiversidad de la Reserva de Biosfera de Menorca.

Este año 2016, después de un invierno muy seco, marzo ha comenzado con lluvias, lo que ha provocado que los anfibios comiencen sus actividades reproductoras. Por ello, desde la Agencia Menorca Reserva de Biosfera, también hemos iniciado las actuaciones para el seguimiento de los anfibios. Los estanques temporales han comenzado a llenarse de agua y también de machos de sapos que tratan de atraer a las hembras con su canto. Las primeras puestas ya ha sido fecundadas, y los pequeños renacuajos, de menos de un centímetro de longitud, han comenzado su desarrollo de alrededor de dos meses, que les debe llevar a convertirse en verdaderos sapos. Es entonces cuando podrán abandonar el agua y comenzar una nueva vida terrestre. Toda una aventura en la que gran parte de los renacuajos no lograran tener éxito.

El año pasado, fue a nivel mundial uno de los años más secos desde que se tiene datos meteorológicos. La escasez de agua tuvo un importante efecto sobre el desarrollo de los anfibios insulares, de tal forma que para la ranita meridional únicamente en un 27% de los puntos muestreados inició la reproducción, teniendo éxito únicamente en el 27% de los puntos donde se inició la cría. Para el caso del sapo balear solo inició la reproducción en el 31% de los puntos muestreados, teniendo éxito en el 46% de los puntos en que inició la cría. Veremos qué pasa este año. Ha comenzado la aventura de la vida para nuestros anfibios.

Agencia Menorca Reserva de Biosfera
Maó, 13 de abril de 2016

 
 
 

Imágenes relacionadas

Imatges relacionades
 
 
Reserva de la Biosfera de Menorca Consell Insular de Menorca Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente  MAB
 
IME OBSAM Associació Leader Consorci de Residus Urbans i Energia de Menorca IDE Menorca Web Turisme Menorca
Agència Menorca Reserva de Biosfera  -  Conselleria de economia, medi ambient i caça / Consell Insular de Menorca / Plaça Biosfera, 5 / 07703 Maó (Menorca) Illes Balears / Tel: 971 35 62 51